lunes, 20 de junio de 2011

Treparriscos 2011 (by parix)

    Segunda participación consecutiva en la Treparriscos. En la edición anterior con la bici de montaña, unos slicks montados y en plan globero total, con pocos km’s, poca experiencia y poco de todo, menos de ilusión. El año pasado hicimos 4:02, un tiempo humilde, cuando además hay que tener en cuenta que el año pasado, debido a unas obras el tramo de subida a Sadiniés y Tramacastilla, corto pero con unas rampas durísimas, tuvo que ser eliminado del recorrido. Este año, después de comprarme la flaca en navidades, haber pasado a formar parte de la gran familia Enbizzi, y haber corrido la PR corta, el reto estaba claro: había que bajar claramente el tiempo de la edición anterior.

    Llegamos tarde, fieles a nuestro estilo, a lomos del inmortal R11 de Raúl. Montamos las bicis, nos preparamos y al filo de las 8 horas estamos en el final de la cola. Allí nos encontramos con Mauri y cia. La verdad es que estoy bastante tranquilo, si no pasa nada raro este año tenemos que ir mejor, y además ya conocemos el recorrido. La distancia tampoco asusta pues llevamos todo el año haciendo salidas más largas que ésta.


Pasadas las 8.05 el cohete nos pone a todos en alerta. Esto empieza ya. Por fin pasamos por la manta de salida-llegada con el pitido casi continuo del sistema de control de tiempos al detectar los cientos de chips que están pasando en esos momentos. Por fin, “clack!” segunda cala dentro y pa’lante. He perdido a éstos, pero enseguida me abro hueco y los pillo. Cogemos la primera subida, y otra vez, igual que el año pasado, un atasco brutal. Pierdo a todos éstos otra vez no se cómo. Somos demasiados, la carretera es muy estrecha y hay que ir casi dando codazos. Veo gente muy destroyer, haciendo eses muy peligrosas, cambiando de dirección sin mirar, y muy despacio de manera que atascan toda la carretera y no hay manera de pedalear a gusto. Sin duda este comienzo es lo más peligroso. Me pregunto cuándo veré la primera torta, y espero que no sea cerca de mí. No tarda en llegar, y justo al empezar la segunda rampa dos tíos se caen no sé cómo a la cuneta y casi al instante hay otro que besa el suelo a mi derecha. Caídas tontas y sin consecuencias pero que si te pillan al lado que tiran también a ti. Después en la llegada me cuenta Raúl que estuvo a punto de besar el suelo por culpa de una de esas. Al margen de eso me sorprende que estoy pasando a mucha gente, “Igual me estoy flipando y luego me arrepiento?” pienso.

    Después de esas dos fuertes subidas viene una bajada acusada. Y nada más empezar a bajar empieza la carnicería, precedida de gritos y manos en alto para avisar a los que veníamos detrás. A la derecha clavícula rota, más adelante a la izquierda otros dos llenos de heridas, y un poco más adelante una mega leche con un tío muy jodido en el suelo al que le cuesta respirar y que sangra bastante. Casi se me quitan las ganas de seguir. En mi opinión para el recorrido actual de la Trepa somos demasiados, y no tiene sentido seguir aumentando el número de dorsales año tras año, y es una pena porque es precioso. Y si a eso le sumamos que se apunta mucha gente con muy poca experiencia y nada acostumbrada a rodar en grupo, el coctel es explosivo.

    Hasta Biescas poca cosa, todavía mucha gente y siempre teniendo que avisar siempre para adelantar. Sigo pasando a mucha gente, hay que darlo todo! Paso el avituallamiento de Biescas sin parar, ya rellenaremos el bidón en Sallent. La subida pues es llevadera, sigo empujando fuerte y me pilla por sorpresa el alto de Bubal, voy demasiado fuerte y me lo como un poco. Me pasan algunos y decido que un puntito menos mejor. Así que a partir de ese momento decido ir un poco más tranqui. Hasta Sallent poco más. El avituallamiento es más cutre que el año pasado, pero bueno, relleno el botellín, como , y para arriba. Recordaba la subida a Formigal mucho más dura. La subo bien, a un ritmo majo pero guardando un poco, corono y pa’ abajo. Afilo el gancho, en cuanto vea una grupeta que lleve un ritmo majo no me despego! Una ambulancia va delante fastidiando bastante porque va más despacio que nosotros y no hay manera de adelantar.

    Sin darme cuenta entro ya en el túnel de Tramacastilla, “Jose que ya llega la subidita…” Salimos del túnel, meto todo y aprieto los dientes. “Vamos pa’ arriba! Con un par!” Hay gente animando y se agradece. Las rampakas esas son mortales y me pego un calentón majo. El pulsómetro echa humo y para cuando pienso “joder qué infierno va a ser esto, espero que no dure mucho” se acaba. La verdad es que no deja de ser una tachuela, pero las rampas son de aupa. Me recupero y entramos en Tramacastilla. Ahora sí que es esencial pillar grupeta. Llegando otra vez a la nacional se me escapa un grupo que tenía a tiro, vaya cagada. Tenía que haber arriesgado un poco más en la bajada de Tramacastilla a la nacional, fui demasiado prudente e iba pisando huevos. Pero bueno, tarde. En esas que me pillan un grupo de un club vasco, a buen ritmo y digo: “estos sí que no se me escapan”. Me engancho y poco a poco formamos grupeta maja. Me meto a dar algún relevo y todo, pero parece que los vascos quieren llevar la voz cantante, así que como las piernas ya no están en su mejor momento digo: “pos que me lleven”. Gelaco y a afrontar los últimos 30 km. Pasamos por Biescas volando bajo y la gente anima bastante. Hay viento de cara, menos mal que voy metido en el autobús…
    
    Al final llegamos a Sabiñanigo, mi tiempo 3:28’. Es decir 34’ menos que el año pasado. Y además hay que tener en cuenta que este año sí que se subía a Sardiniés, que tiene que suponer un buen puñado de minutos respecto a seguir derechos hacia Biescas como hicimos el año pasado. Así que satisfecho por el resultado me tomo una cervecicas para celebrarlo. Y si el año que viene, vamos a por la QH???

domingo, 19 de junio de 2011

Quebrantahuesos 2011

Salida
    La primera parte de la marcha busque la grupetta que mejor se adaptara a mis sensaciones, y hasta Villanua creo que lo consegui. Sin forzar mucho la maquina fuimos fagotizando km, 36 en la primera hora.


Somport
    Este puerto empieza muy suave. La consigna de ir tranquilo estaba clara,asi que a empezar a comer y a la marcha, sin subir mucho las pulsaciones. Asi hasta Canfranc Estacion, donde empieza lo mas duro.

    De momento hacia buen dia, aunque ya empezaban los rumores de que en Marie Blanque llovia y mucho. Poco a poco vamos ganando terreno a la montaña, sin gastar la "barrita roja" de pulsaciones muy altas. Llegando a Candanchu niebla, como siempre. A rellenar bidones en el avituallamiento y a completar la primera dificultad del dia.

    La bajada, con periodico en el pecho, bien. Los primeros 2km un poco acojonados, por la niebla y por no saber que espera en Francia. Pero enseguida dejamos la nube arriba y se puede bajar muy bien, con la carretera seca. La gente va muy prudente, y uso los exteriores de las curvas para pasar a mucha gente sin hacer el loco.

Camino de Marie Blanque
   Ya estamos en los km de llano que nos llevan a Escot, donde empieza el temido puerto de la "pared de 4km". El suelo empieza a estar mojado..uy uy uy. Y en efecto, lluvia. Por suerte no duro mucho mas de 5-10km, y llegando a Escot para y no volveremos a mojarnos.

Marie Blanque
   Poco que contar. A meter todo y poco a poco se supera. Aqui no hay tacticas que valgan, solo subir como se pueda.

Foto: Polaco. Coronando el Marie Blanque.
    Arriba esperaba el avituallamiento que preparan compañeros y aficionados del club, todo un detalle. Ademas te hacen una foto para el recuerdo, ¿que mas se puede pedir Pues eso, ¡¡muchas gracias!!

   Mi tiempo ahi es bastante bueno, mejor de lo esperado. Empiezo a ver posible el Oro, incluso el cajon de 7h 30'. Veremos a ver que pasa en adelante.


Camino de Portalet
   El descenso del Marie Blanque muy  bien, y con la misma sensacion que en somport. Que tranquila baja la gente, da gusto.

   En los pocos km de llano, agarrar una grupeta en la que ir tranquilo y comer y beber. ¡Queda mucho!

Portalet
   Los primeros km pican para arriba pero son suaves. Ademas hay una ligera brisa a favor en todo el puerto. No obstante, las rampas son suficientes para empezar a notar el cansancio. Algun km duro intercalado empieza a hacer mella, las piernas ya no estan frescas. Ademas mi ritmo no es bueno, me pasan bastantes mas de los que yo paso. Algo no va del todo bien.

    En el avituallamiento solido paro, como, estiro. Me duele el tendon de aquiles derecho, ¡¡me aprieta el chip!! Vaya cagada. Me lo suelto un poco pero el daño esta hecho, el dolor me acompaña hasta meta y hoy domingo ahi sigue.

    Los ultimos 7km se hacen interminables, definitivamente mis piernas se estan quedando sin gas. Todo metido y a tirar de motivacion, porque sino se pueden hacer mentalmente terrorificos.

    Llegando a la cima, la cantidad de gente que hay en la cuneta lo hace mas llevadero. Te duelen las piernas igual, los pulmones se quejan igual, pero la mente esta ocupada disfrutando del momento. ¡¡que ambientazo!!

    En la bajada me duele todo, y los tipero ya no queda nada, hay que sufrir. Los tiempos siguen siendo de Oro, aunque lo del cajon se me quita de la cabeza. Por tiempos y sensaciones.


Hoz de Jaca
   Joder con la tachuela. Clavado, cada pedalada era un mundo, me pasaron muchos. Pero bueno, una vez arriba la certeza de que no quedan mas cotas te da un subidon.

Ultimos kilometros.
   Viento en contra, ¡mierda! El Oro empieza a peligrar en mi cabeza. Agarro una grupeta que me cuesta un dolor seguir, solo quiero que se acabe. Me gusta dar relevos cuando voy en un grupo, pero me es imposible. Tiro de capacidad de sufrimiento, son varias veces las que estoy a punto de quedarme. Pero aguanto, y llegando a Sabiñanigo compruebo que llego al Oro, por los pelos pero llego. Asi que el ultimo km me descuelgo y lo hago a mi ritmo, esto se acaba.

Meta
7h 40' 08'' ¡Oro! Objetivo mas que cumplido y 1h 21' menos que mi anterior participacion. Cervecita, a comer pasta y a charrar con los compañeros.

Una vez mas la Quebrantahuesos no defrauda. Esta masificada, si. Esta muy "comercializada", si. Pero tiene un ambiente, un recorrido y una organizacion como pocas.

Si el sorteo asi lo quiere, nos veremos el año que viene en la carretera. Y si no en la cuneta.